¡Estoy de moda!

Los especialistas en moda y/o diseñadores no se cansan de repetir –en su mejor intento por ayudarnos- una frase que –finalmente- a nosotras las mujeres siempre nos confunde. Intentan convencernos –con toda su paciencia y sapiencia- que “MENOS ES MÁS”. Lo afirman de la manera más natural. Lo sostienen con argumentos más que convincentes.

Quieren ayudarnos, eso es innegable. Lo que ellos no saben es que esas tres palabritas que parecen inofensivas generan en nuestro cerebro una confusión intransferible. Que menos… sea más, es algo que quizás con mucha voluntad podamos llegar a entender; pero seguramente nunca seamos capaces de aplicar. Y no hablo sólo del momento en el que tenemos que decidir qué ponernos; se nos hace imposible ponerlo en práctica en general: si nos relacionamos, si nos enamoramos, si comemos, si trabajamos, si soñamos… Esa certeza –que entendemos es cierta- no nos sirve a la hora de enfrentarnos al espejo, ni a nada que tenga que ver con nuestra tan ajetreada, colapsada y enmarañada psiquis.

De todos modos, lo seguimos intentando. El día que nos miramos al espejo y vemos que logramos un outfit sobrio, justo, cool y nada sobrecargado, es la gloria. Sin el afán de realizar ningún tipo de estadística, puedo asegurar que nos pasará –con mucha suerte- una vez al año… o una vez en la vida.

– Luciana Prodan – (Revista PARA TI, abril 2013)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *