Contame todo que no me enojo

¿Morbo o amor? ¿Sinceridad o sincericidio? ¿Culpa u honestidad? ¿La estupidez es propia o ajena? Digo, este ejercicio -siempre inútil y agotador – que consiste en asegurarle a nuestra pareja (mientras revoleamos los ojos y el orgullo) que nos cuente lo que sea porque no vamos a enojarnos ¿Realmente nos deja más tranquilos? Creo que no. O Read More …

Un beso y una flor, por favor

A las mujeres no nos importa si las flores se marchitan y los bombones engordan, dijo mi amiga (sentenciando) mientras ponía los ojos en blanco y se tomaba la última copa de vino tinto que estaba sobre la mesa. Y tiene razón. Eso es verso. A las mujeres nos encanta que nos sorprendan. Porque a Read More …

Nosotras no somos “LIGHT”

(Revista Para ti/Abril) Las mujeres no somos light. Y (por suerte o por desgracia) no hay barrita de cereal ni botellita de agua en la cartera que nos salve de nuestra esencia. Porque las mujeres somos intensas; y cuando digo intensas, no quiero decir pesadas. Yo sé que quedaría muchísimo más fino y glamoroso afirmar Read More …

Doña Wanda y sus dos maridos

Ni Farsantes, ni Solamente vos… ¿Dulce Amor? Tampoco… La última gran novela argentina es Los enredos de Wanda, protagonizada por la botinera, su marido, ¿y su amante tatuado? Me levanté temprano y encendí el televisor para informarme sobre el pronóstico del tiempo, y de pronto el noticiero me mostró un grupo de movileros desesperados que Read More …